martes, mayo 05, 2009

Fiebre, sudor y lágrimas

Como ya expliqué, hay varias manifestaciones que demuestran que tengo fiebre (cuando tengo fiebre). El ardor en la piel es la más común. El dolor o molestia en los dientes o encías se asocia a temperaturas más altas y por períodos de tiempo más prolongados. Así, luego de años de termómetros, paños de agua fría y otros recursos más o menos científicos o caseros y mucha observación puedo asegurar que el síntoma más claro de que tengo fiebre es el llanto.

Así de sencillo. Aumenta la temperatura, brotan las lágrimas. Entonces, el perro me da un lengüetazo, lloro (compréndase que me arde la piel). Alguien pregunta ¿te puedo ayudar en algo?, lloro. Suena el teléfono, lloro. Llamo al trabajo para avisar que no puedo ir porque estoy enferma y no puedo explicar porque... lloro. Una porquería. Lloro de llanto real. Se me cierra la garganta, se me oprime el pecho, se me pone colorada la nariz... ¡lloro!

Casi al final de mi secundaria estaba sola en casa y apareció la fiebre. Como toda mujer grande, busqué una orden de consulta y pedí un turno urgente con mi pediatra. El doctor me atendió y después, en mi recuerdo, viene un momento difícil. Me sentó en la camilla, entre animales de peluche y fotos de bebés, y me dio a entender que ya tenía que buscarme un médico de gente grande. No alcanzan las palabras para describir el momento. Un cine lleno de gurisas en pleno estreno de Titanic fue incapaz de superar el nive hídrico del que estoy hablando.

Hace unos días, rememorando la situación con Hermana ella me dijo algo asombroso. No, Café, Pediatra asegura que nunca te dijo una cosa así. Me sorprendió escucharlo pero me quedé pensando y es posible. Ya dejé en claro que muchas veces escucho otra cosa y entiendo lo que quiero. Si, además, tengo fiebre es mucho peor porque... lloro. Pienso, igual, que de no haber sido así seguiría yendo al pediatra. ¿Podrías culparme?

Pensá que más de una vez me recetó helado, con firma y sello.

19 comentarios:

Vicky dijo...

Yo también lloro , pero mál , y deliro literalmente , hasta llegue a ver sol de noche... jajaja

Isadora dijo...

Yo me doy cuenta de mis fiebres tremendas que me dan -no jodo con que me dan fiebres altisimas- cuando me miro al espejo.
Mi cara parece haber pasado por mil guerra, pálidas, ojerosa y los párpados sin vida.

Adoro mi pediatra.
Adoro.
De hecho, ya con 16 años, él fue el que me salvó la vida cuando me internaron. No voy más por cuestiones lógicas, pero si realmente me aqueja algo grave, no se duda un segundo en llamarlo.

Amaba tener gripe con el o anginas porque nos recetaba mucha mucha coca-cola para aflojar los mocos. Jjajaja

Beso!

Je! dijo...

vamos que ahora no soy la única... aparte cuando me enfermo me agarra la niña caprichosa que qiero q me mimen y mas mas lloro... en fin

slow dijo...

te entiendo, mi hermana dejo de ir al pediatra cuando tuvo que llevar a sus niños, (a los 32), yo deje a los

Mariana dijo...

Ay! me dio mucha nostalgia por mi pediatra, Abel. Su bigote me daba miedo, pero ahora que lo recuerdo, era un pan de dios. Si pudiera, seguiría yendo...
Buaaaa (yo también soy llorona)

Mejorate Café!

Vulgar dijo...

yo tbn cuando tengo fiebre, estoy muy sensible y lloro mucho !!

Opi (Wan Kenobi) dijo...

Una de las buenas cosas de vivir solo -para mi- es que cuando tenés fiebre, no tenés que estar bancándote a nadie.
Odio que me cuiden cuando tengo fiebre. Me hace sentir incómodo, me siento mal. Siento que tengo que conversar con el otro y no me va.

Además, a veces, cuando me agarra fiebre, también me da por llorar.
Creo que la explicación es que -salvo que te agarres un dengue- el resto de las cosas (angina, gripe, gastritis, etc) tienen siempre la misma causa. Las defensas bajas. Y uno baja las defensas cuando está triste, preocupado, angustiado, etc.
Entonces, hay que aprovechar esa situación, y así como el cuerpo genera fiebre y nos hace transpirar para sacarnos la merda de adentro, nosotros debemos ayudarlo y desahogarnos

Opi (Wan Kenobi) dijo...

PD: Mejorate nena. Arriba el ánimo. Mboheio

hormiga dijo...

Naaaaaa!! Sos como el maestro de Southpark, pero sin Mr Twig. Escuchás lo que te dirías si no fueses vos y entendes lo que podes procesar, como todos!

Mariann dijo...

yo no puedo llorar cuando tengo fiebre, soy una especie de insesible... y lo del ardor en la piel. debe doler.

Safira dijo...

yo también lloro, por llorar... Y cuando me está por venir, el mismisimo dia anterior tambien lloro... Es automático. Pero en la fiebre es peor, porque como dicen por aca arriba, uno no solo llora, además delira,quiere que lo mimen, que no le rompan las bolas, que le cocinen, que hayan buenas pelis para ver, que se te vayan los mocos, que la fiebre baje, que el pediatra vuelva a atenderme!!!!!!

Gla dijo...

No sabés el alegrón que me dio la pediatra de mi hija cuando me dijo que la atenderá hasta que ella decida dejarla......Un alivio""""

Psicologa con problemas dijo...

hay que llorarlo TODO como decia Girondo!!
Lo mas triste es tener esperar a tener fiebre para llorarlo!

tucuMALA

Araceli dijo...

Yo no se porque no seguis yendo al pediatra.
Yo en dos semanas cumplo 18 años y sigo yendo, aunque él ya quiso derivarme.
Pero me encariñe, no lo puedo dejar. Y pienso ir a verlo hasta cumplir ponele 25.

Un beso, Ara

...PnZ! dijo...

seguiría yendo siempre a mi pediatra! siempre siempre siempre!
auqneu ahora no quiero dejar de ir a mi kinesiologa (mucho muy linda si si)
pnz

JASVI dijo...

Hay Café!!

Pues un super abrazo aunque llores!!!

Los pediatras son lo más, animo corazón...

No decaigas

Ene Deláa dijo...

Pero si queres shora, shoraaaaa!
Yo lloro por cualquier cosa y no tengo la excusa de la fiebre. Beso!

Café (con tostadas) dijo...

Buen día!

Vicky: puf, sí... quizás un día hago post una anécdota de muucha fiebre! jajajajaja (me hiciste acordar!)... es decir, yo también he llegado a delirar.

Isa: el demacre en mi cara es TREMENDO cuando tengo fiebre! Y lo de llamar al pediatra para consultar... es un clásico en mi familia! ;)

Je!: yo no quiero mucho que me mimen. Quiero estar tirada, muy muy tapada y no tener que prestarle atención a nada de nada.... y lloro! jajaja

Slow: mmm, temo que sos de las que nunca dejó? te envidio!

Mariana: estoy mejorando lentamente. Mi pediatra no tenía (tiene) bigote y tiene, sí, muuucha cara de bueno!

Vulgar: somos más!

Opi: creo que voy a tener que darte un poco la razón con esa teoría de que la fiebre nos sirve de excusa!!! (es como Grey's Anatomy pero con prescripción de reposo! jajajaja). Gracias, querido!!! Estoy mejorando!

Hormiga: eso, eso... como todos!

Mariann: lo del ardor de piel es tremendo! Y cuando te meten en agua y la van enfriando para bajarte la temperatura es horrible!!!!

Safira: que el pediatra vuelva a atenderme! eso, eso!! (y sí, el día anterior a que me venga también lloro... como una boluuuuda!)

Gla: creo que mi pediatra tenía la misma idea... pero ni tontera se interpuso!

TucuMALA: ah pero yo soy llorona llorona, eh!... la fiebre sólo me empeora! jajaja

Ara: no voy más al pediatra por la confusión que cuento en el post y porque, digamos, ya pasé los 25!)

PnZ!: no, la religión no me permite tener médicos, kinesiólogos o lo que sea que me parezcan lindos (?)

JASVI: gracias! gracias!!

Saluti a tutti!

Café (con tostadas) dijo...

Ene Deláa: pero si lloro como una Magdalena en mi vida diaria!!! pero cuando tengo fiebre es peor... imaginate de lo que hablamos!