martes, mayo 22, 2012

Es cuestión de hacerse cargo

No rompas lo que no procurarás reparar.

No sugieras lo que no pretendés concretar.

No te hagas querer si no vas a querer también.

No te hagas extrañar si no le vas a poner el pecho.


A veces, lo que vale sí es la intención.

7 comentarios:

Estela dijo...

Buenos consejos... como para no lastimar a nadie en el intento!
beso

gen71 dijo...

Lindo planteo.

Siempre, pero siempre hay una intención...

Etienne dijo...

A veces, la intención guía. Otras veces, manipula.
No generes problemas si después no te vas a hacer cargo de la solución.

Álter alma dijo...

Hace unos días hablé en mi blog de los "hacedores" y a esos pretendo acercarme y si puedo también contagiarme.
Hoy hay mucho histeriqueo hablado y sin concretar, que termina aburriendo hasta al más tortugo.

Saludo.

La Criatura dijo...

te prometo para la próxima un comentario copado

Co dijo...

Es un buen decálogo de consejos. Particularmente, me sentí identificada con los últimos dos porque a veces siento que me hago querer y yo soy más lenta para hacerlo.

Pero bueno, lo tendré en cuenta!

Beso!

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

Estela: si te gustan como consejos, ¡te los presto! Son un poco mis premisas ;)

gen71: claro, siempre hay una intención... y a veces es mucho más relevante que la acción ;)

Etienne: claro, eso, así... no debería ser tan difícil, ¿no?

Álter alma: uuuufffff, mejor ni nos metamos de lleno en el histeriqueo... ¡porque se arma el tole tole! jajajaja (pero me gusta tu concepto, sí, sí.)

Crío: veremos la próxima, entonces.

Co: nena, que seas ASÍ de querible no es un defecto, te lo pido por favor... esa frase no es para vos. ¡posta!

¡Saluti a tutti!