jueves, marzo 08, 2012

Trivialización de las faltas


Golpean la puerta de la oficina, una mujer, cumpliendo con su trabajo, me mira desde atrás de su impostada sonrisa protocolar y me entrega un presente por el día de la mujer. Controlo como puedo la efervescencia que enerva la sangre, me calzo una sonrisa de papel maché, agradezco y abarajo lo que supongo es una caja de bombones con un moño dorado y una cita textual de lo dicho por otra mujer, décadas atrás.

En los mensajeros, en mi teléfono, en los carteles de la calle, en las redes sociales, en la radio, en la televisión, en los diarios, en cada lugar en que fijo la atención me encuentro, otra vez, con saludos y chistes y conversaciones intrascendentes acerca de lo bellas que somos las mujeres. Lo sé. Somo bellas, inteligentes, multitarea, emprendedoras, cariñosas, gentiles, aguerridas, batalladoras, amigas, confidentes, jodidas, criticonas, ácidas, tiernas, dueñas de toda esta fortaleza femenina que nos compone pero hoy no me importa.

No quiero regalos, no quiero saludos vacíos, no quiero frases diplomáticas ni descuentos en máquinas de depilar. No quiero este mundo en el que las batallas se convierten en celebraciones vanas. No quiero que ignoremos a sabiendas las desprolijidades, las desigualdades, las desavenencias. No quiero la comercialización de la memoria ni la ridiculización de las falencias. No quiero que nos olvidemos de las olvidadas. No quiero que pintemos de rosado un mundo que, entre tantos colores, tiene tanto rojo sangre y violeta moretón y blanco frío.

Este día no vale porque somos adorables y caprichosas. Este día existe porque sigue habiendo a lo largo y a lo ancho de todo este planeta mujeres que sufren, que se duelen, que son maltratadas y no educadas y golpeadas y violadas y subcontratadas y desprotegidas y desmerecidas y amilanadas. Existe porque tenemos, en esta sociedad, más postergados que personas. Existe porque todavía tenemos muchas peleas para dar y, entonces, podemos intentar de a una por día.

No estoy orgullosa de que haya un día de la mujer. No por mina, sino por humana. Sin embargo, ansío que tengamos la entereza de respetarlo. Hasta que todos seamos humanos. Hasta que todos nos pensemos, nos veamos, nos sintamos, nos respetemos, nos cuidemos, nos valoremos y nos tratemos como humanos.

No me digas feliz día.
No me regales aspiradoras.
No me pongas, otra vez, en ese rol de mujer.
No hoy, al menos.




Quizá te busquen
porque naciste
quizá te midan por mujer.

Quizá te acosen
porque creciste
quizá te odien por mujer.

Pero no dejes
de ser niña
que abraza todo lo que hay en si.
Pero no dejes
de ver el mundo
como un espacio por compartir.

Quizá te insulten
quizá no nazcas
quizá te anulen por mujer.

Quizá no llegues
a ser tú misma
quizá te empujen por mujer.

Pedro Guerra y Silvio Rodríguez
Niña | Hijas de Eva

11 comentarios:

Dana Eva dijo...

Amén!
No olvidemos que no es un día de celebración, es un día de conmemoración, de la lucha de las mujeres trabajadoras. Que no se borren esas 146 grandes mujeres y su sacrificio en un mundo de rosas envueltas en celofán y papeles rosaditos con frases armadas.
¿Está bien que exista un día de la mujer? Si es la manera de conmemorar la lucha de esas y otras mujeres por una igualdad de trato, por mejores circunstancias laborales, entonces sí. Si es una buena manera de recordarnos a nosotras, las mujeres trabajadoras de hoy, que no siempre tuvimos las facilidades y los derechos que hoy consideramos esenciales, entonces sí. Y si es una manera de seguir parándonos ante las injusticias y seguir luchando ante los prejuicios que sufrimos día a día como mujeres trabajadoras, entonces sí, sí, sí.
Pero que no nos regalen flores y nos digan que somos hermosas porque es el "día de la mujer", porque se arma... (Para eso tienen todos los demás días del año!!)

Valentina dijo...

Me alegra encontrar voces de mujeres que opinan lo mismo acerca de hoy.
No escribo muy seguido en mi blog, pero hoy le dedique un post. Ojala lleguemos pronto al dia en que no necesitemos un dia en particular para visibilizar la problematica de ser mujer en muchos de los paises del mundo. Muy buen post ! Hacia mucho que no pasaba! Saludos !

Leria Vogt dijo...

Amén.
Si pensás todo eso, creo que esto te va a gustar:

http://campeblogs.blogspot.com/2012/03/conclusiones-paralelas-del-dia-de-la.html

Abrazo!

Sole LC dijo...

"Existe porque tenemos, en esta sociedad, más postergados que personas"

excelente frase :)

La Criatura dijo...

más que claro

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

Dana: totalmente. De hecho, si entendiéramos que podemos mimarnos, respetarnos, regalarnos y festejarnos todos los días del año, no haría falta un día de la mujer, ¿no?

Valentina: uf, ojalá, nena. Pero como decíamos ayer con mi viejo, también tendríamos que tener el día de tantas cosas. Niños, jubilados, homosexuales, jóvenes y por cada oficio y así. Tenemos tantos postergados que de a una lucha por día, ¡no nos alcanza un año! Ojalá llegue, sí. Ojalá un día ya no necesitemos días de...

Leria: allá fui, leí, comenté. Y sí, ¡estamos muy de acuerdo!

Sole: gracias. Lamentablemente me parece que es muy cierta.

Crío: lo que no me salió es breve pero bueh... todo no puedo ;)

¡Saluti a tutti!

lou dijo...

ESA! Post genial. 100% de acuerdo. Me hiciste reír con lo de "descuentos en máquinas de depilar" ;) un beso y feliz viernes!

Guillermo Altayrac dijo...

Aplausos de pie, Café. Leí esta y las entradas de años anteriores. Totalmente de acuerdo contigo y me encanta cómo lo escribiste.

No saludo a mujer alguna por el día de la mujer. Nunca regalo boludeces en esa fecha a ninguna mujer. Por principio. Porque siempre, como vos, recuerdo el origen de ese día, el significado que inicialmente tenía (pensá que estoy vivo desde la era del hielo).
Ayer, una compañera de laburo me lo reprochó. Yo, inmutable.
Si vamos a hacer las cosas, vamos a hacerlas bien. Si alguna vez le regalo algo a una mujer en este día, serán los testículos de un proxeneta.
Menos que eso, nunca.

PD: Tal vez se me fue la mano, ¿no? Muy violento lo mío.
Jajaja.

Café (con tostadas) dijo...

Buen día...

Guillermo: gracias, merezco aplausos de pie (?). Y el mismo jueves una amiga me hizo notar que no es necesariamente tan malo que a una la saluden por este día. Todavía no me convenzo. Veremos.

pd: y, quizás esas son las cosas que preferimos que no queden escritas para toda la posteridad ;)

¡Salú!

Guillermo Altayrac dijo...

Bah...
"Si alguna vez le regalo algo a una mujer en este día, serán los testículos de un proxeneta."
Grábenlo en mi lápida, si quieren.

Salud, Café.

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

Guillermo: ¡quieeeeeto, chiquito! ¿no te estarás pasando de temerario?

Temo que, de repente, se te de por hacer paracaidismo urbano sin la mochilita... ¡danger! :P

¡Salú!