jueves, febrero 02, 2012

Habilidosa para el macramé

Y un día entendí que no podía enfermarme y no me enfermé por mucho tiempo. Y otro día pensé que no tenía que preocupar con mis detalles y, entonces, ya no los conté. Y creí que no tenía derecho a necesitar y, entonces, dejé de esperar. Y un día interpreté que no debía llorar y me guardé los sollozos. Y sentí que no correspondía pedir y cerré la boca, y supe que no quería exigir y me resigné, y sospeché que no me podía derrumbar y me amurallé, y adiviné que no me debía ilusionar y me mentí, y fingí que no podía extrañar y me atrincheré, y con cada una de esas conclusiones me anudé.

No es lo que mi cabeza puede hacerle a mi cuerpo lo que me sorprende sino lo que, de hecho, le hace.

16 comentarios:

nomesalelapalabra dijo...

Este texto me hace acordar a una escena de Luna de Avellaneda, en donde la mujer de Darín le dicen a él algo así como "cada vez queremos menos, cada vez tenemos menos". ¿Alguien se acuerda?
En síntesis: el deseo, muerto; el autocontrol, más vivo que nunca.

lou dijo...

qué lindo texto.... y la canción también, muy buena elección. saludos!

mai dijo...

Ayyyy Cafecita, esas cosas de la mente !!!



Es un poquito como vos decis y un poquito todo lo contrario... Tenemos que creer que merecemos para que las cosas lleguen, confiar en nosotros para que los demás también confíen, pedir para que nos den (y a a veces llega de la persona o la situación menos esperada), animarse a darse y disfrutar y después ver cómo se sigue cuando el otro ya no está aunque cueste, contar y llorar para no guardar adentro cosas que nos enfermen...


(Muy mal le hizo a tu cuerpo ?? si es así espero que te mejores pronto!!)


Que las nubes no apaguen tu sonrisa, que seguro es de las más lindas ! :)


Besooo grande muchacha

Ursula dijo...

Y vuelvo como siempre a leerte, pero esta vez tengo un problema existencial (?).

Es de esos con los que empezamos a "hacernos el bocho", y pensé "le pregunto a Café"... Quizás me dé una respuesta que me sirva.

Después de muuuucho tiempo de soledad, descubrís a esa persona que no esperabas, pero que sabías que en un momento iba a llegar..
Y como "minita" (por los pensamientos) y por ende, muchas veces chusmeta... (siempre vuelvo a caer en la idea que si hay algo que nos caracteriza a muchas de nosotras es buscar JUSTO donde sabemos que hay que buscar, pero donde nos vamos a arrepentir para siempre)..

¿Qué hace una cuando descubre "por casualidad" que esa persona a la que ama, usa el mismo "apodo cariñosil(?)" que usaba él con su ex?

Anónimo dijo...

Ayyy mi amoooorrr!!!
Ok, vos sabes que yo firmemente (y con conocimiento teórico y empírico sobre el tema) creo que nuestras mentecitas pueden hacernos grandes putadas al alma y ni hablar del cuerpito. (De hecho, la histeria clásica, la obesidad, la anorexia, y las adicciones son ejemplitos asi hasta berretas, de lo obvios que son, de esto)
Pero asi como te digo una cosa, te digo la otra: TU mentecita, es de las mas saludables que conozco...
Porque asi como de tanto en vez te hace estas cositas, también te hace capaz de tener la sonrisa en los labios aunque el mundo apeste, tener siempre un mimo dispuesto para otro si lo necesita, aunque vos lo estes pidiendo a gritos, te hace tener esa lucidez (que por momentos atemoriza) y te hace tener esa alucinante capacidad para la felicidad que tanto admiro y que hace que te elija constantemente como amiga y como MAESTRA de vida!!
Te quiero con todo el corazón y te abrazo con toda la panza..
Larita.

Pd. Ya pasa amor, te juro que ya pasa.

Vale dijo...

Es impresionante el poder de la mente. Será cuestión de aprovecharlo proponiéndonos nuevas metas, avanzando. Eliminemos los "no"!

viajeauqbar dijo...

Llegar a ese equilibrio es difícil, pero a veces creo que deberíamos ponerle más cuerpo y menos mente a la vida.

T.-

Hugo dijo...

Basta de nudos, basta.

Martin dijo...

...y un día te encontraste metida en tu cama y hace días que no salías por miedo al miedo.

Cinty dijo...

Y no entiste menos vos dejando de hacer tanta cosa??

Coincido con Larita en mucho.

Besote

Café (con tostadas) dijo...

Buen día!

notesalelapalabra: no vi la peli, tremenda la síntesis...

lou: jajajaja, la canción iba con el título originario del texto... y quedó. Cosas de mi cabeza.

mai: claro, debería ser más de 'todo lo contrario' que de lo que yo digo. En eso estamos, espero. No tanto mal, sólo que le hace. Quéseyo. Gracias por el piropo, gracias por el mimo, gracias por el beso.

Ursula: bienvenida otra vez! A ver, lógicamente necesita más contexto la cosa pero así como está planteado. Si está todo tan lindo: 1- no, no busques ahí donde pensás que siempre debés buscar pero después hay cosas con las que no sabés qué hacer. No le hagas el juego a tu cabecita loca. Disfrutá el mientras tanto. Excusas para alejarnos siempre encontramos, el desafío está en hacernos cargo de que preferimos quedarnos... y vivirlo. 2- No pasa nada, nena. Un apodo es un apodo y nada más. Y las personas tenemos una tendencia importante a repetir cosas, probablemente porque nos gustan, porque nos componen. Yo tomo siempre el mismo helado. No es grave. 3- ¿Qué hace una? Entender que es sólo una palabra y que, como toda palabra, podemos resignificarla en la intimidad de ese vínculo, convertirla en otra cosa, llenarla de sentimientos nuevos... y dedicarse a eso meneando las caderas y a pura sonrisa poque es tan lindo. 4- Además, se hace cargo de todo. No es una, sos vos ;) 5- le avisa a Café cuando haya pasado este rato áspero, jajaja.

Larituc: yo sé que ya pasa pero me lo decís vos y me lo creo más. Gracias, linda. Tantas gracias. Yo también te quiero, yo también te abrazo... y te cebo todos los mates del mundo. Hoy, sobre todo.

Vale: ojo con esa consigna, te puede salir para el otro lado! jajajaja Los 'no' también pueden ser para mejor ;)

T.-: estamos totalmente de acuerdo. Ahora a por ello!

Hugo: sos enorme, nene. Enorme. Y sí, y gracias.

Martín: jajajaja, espabilá, pibe. Estás hablando con Café. Café, mentendes?

Cinty: claro, por eso se llama anestesia ;) Y hacés bien, Larita es grosa como ninguna.

Saluti a tutti!

Mery dijo...

Tanto meterte para adentro debe haber sido lo que ahora te permite sacar tanto para afuera, al menos acá en este blog...

Guillermo Altayrac dijo...

¡Café! ¡Abrazo grandote para vos!
Creo que hay que desanudarse, a pesar de todo. Salir de la trinchera, demoler las murallas, abrir el pecho, respirar profundo.

Otro abrazo.
Y otro.

Café (con tostadas) dijo...

¡Buenas, buenas!

Mery: ¿vos decís que ahora estoy sacando para afuera? ¿Será? No estaría nada mal.

Guillermo: vos no sabés pero gracias. Tantas, tantas gracias. Abrazo para vos.

¡Salú!

Guillermo Altayrac dijo...

No hay por qué, señorita.
Y algo sé, no crea. Seguro que no puedo ponerme en sus zapatos, claro; pero de murallas algo sé. La mía medio que se me cayó y medio que la tuve que demoler yo mismo hará cosa de un año.

Pero bueno, simplemente, deseo que estés bien.
Abrazo.

Café (con tostadas) dijo...

Buen día.

Guillermo: claro, sospeché que sabías algo de murallas. No sabía si te iba a parecer excesiva la reacción...

pero bueno, soy yo, soy exagerada.

Gracias, otra vez.