martes, febrero 14, 2012

Bailar riendo y reír bailando

Un café intenso y amargo, un día un poquito fresco, la sensación templada de la taza contra las palmas de mis manos. Los pies descalzos sobre las baldosas frescas, el pelo desalineado haciéndome cosquillas en los omóplatos, una sonrisa mansa y mordisquearme ligeramente la boca para sentir el sabor del café en mis labios. Bailotear apenas y tener conversaciones a media voz sobre mundo y sus despropósitos e incertidumbres y las ideas que nunca son lo que esperamos en la realidad y la maravilla de que el cuerpo sea capaz de sentir así, a pesar de todo. Reírnos, mucho, tanto que nos olvidemos de que algunas realidades pueden hacernos llorar. Bailar riendo y reír bailando porque es la única forma de salvar esta capacidad de juego, estas ilusiones irracionales, estos deseos ilógicos, estas utopías singulares y colectivas, esta voluntad de hacer, estas ganas de decir, estos objetivos tentadores, estos anhelos fantásticos de futuros llenos de futuro.

No estaría nada mal empezar así el día.

10 comentarios:

Luna dijo...

Leyendote café, estamos un pasito más cerca. A veces una despierta así pero sin palabras lindas es un momento que se pierde y listo.

La Criatura dijo...

cual tal, en mi caso siempre es en potencial

Hugo dijo...

Yo debería empezar por que me guste el café.

Y después veo el resto.

(Aunque creo que el pelo va a demorar en llegarme a los omóplatos).

mai dijo...

Tuve que leerlo dos veces, porque una no me alcanzaba. Era demasiado lindo, y demasiado contagioso (y eso que recién es madrugada! imaginate si lo leo a la mañana, cuando puedo hacer todas esas cosas que decis :P )

No estaría nada mal empezar el día así.. de hecho, creo que es una fantástica idea!

(Quién será esa persona con la que tenés esas conversaciones y que te hace reír y bailar así, eso quisiera saber jaja)



Besooo Cafecita y buen miércoles !!!

lou dijo...

que lindo escribís. es un placer leer tus posts a diario! me voy a tomar mi café de la mañana ;)

Cinty dijo...

Acabo de imaginar a Huguito con pelo largo!

Me voy a preparar un café y vengo !

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

Luna: yo, de hecho, ayer me desperté ya en pleno viaje (piloto automático, que le dicen) con música de Sergio Denis en la radio. ¡¿Por qué?! Por suerte siempre existe Pedro para salvarme un día.

Crío: eso te pasa por no tomarte vacaciones, tontín.

Hugo: jajajajajaja. Me matás. ¡Me matás! Ok, te cambio café por jugo de naranjas (o lo que prefieras). Y lo del pelo... ¡¡Quiero ver eso!!

mai: oh, ¡muchas gracias! Que lindo que se contagie. (¡Cualquier persona que comparta conmigo un desayuno así me hace reír y bailar así!)

lou: gracias, muchacha. ¡Que disfrutes ese café!

Cinty: ¡tremenda imagen! Vaya, purreta, disfrute ese café.

¡Saluti a tutti!

nomesalelapalabra dijo...

Este post tiene muchas y bonitas sensaciones, perfectamente expresadas!!

Guillermo Altayrac dijo...

No, no estaría nada mal empezar así el día.
Empecémoslo así, pues.
Ahora y siempre.
Amén.

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

notesalelapalabra: oh, ¡muchísimas gracias!

Guillermo: guarda la tosca. Mis desayunos parecen siempre iguales pero tienen leves variaciones fundamentales. Es que a veces, de verdad, quiero chocolate.

¡Salú!