lunes, enero 16, 2012

Consecuencias de tu impunidad al hablar

Tengo que ir hasta las trompadas conmigo misma
para descifrar lo que sé que debo entender
cada vez que pronunciás palabras preciosas
escondido detrás de esa boca fabulosa.

6 comentarios:

Cinty dijo...

Desayunate piba...

Hugo dijo...

¡Pensá en cosas feas, pensá en cosas feas!

(Algo así: http://www.youtube.com/watch?v=7UjQZRh6Dfw )

Lara dijo...

Basta de la impunidad de las bocas fabulosas...
Proceda amiga... después damos las explicaciones del caso...
tipo "uh.. perdoná, me equivoqué"..o " te pido mil disculpas... es un reflejo"..
o "uhh te entendí cualquiera... perdón"

La Criatura dijo...

por suerte soy labio leporino

Guillermo Altayrac dijo...

Diablos... ¿Y eso es malo?

Respecto a Caín y Abel, ¿pobre gurí quién? ¿Caín? ¿Abel? ¿Yo?

¿Reemplazo? ¿Te parece?
Yo prefiero Sustitución, porque suena a prostitución.

Caín y Sustitución se fueron al río.
Caín se ahogó.
¿Quién quedó?
Prostitución.

Abrazo y gracias por pasar.
Un gusto siempre leerte.

Café (con tostadas) dijo...

Buen día!

Cinty: ja. Touché.

Hugo: jajajajaja, gran consejo!!!!! y qué gran video. Esa imagen de Selma y Paty es tremenda!

Larinha: 'ah, no? no era así?' jajajaja, por qué a vos te sale esa parte y a mi no?!?!?!?. Ok, yo te hago caso, yo le ajusticio la boca fabulosa... después te echo la culpa y vos le explicás cómo viene la mano, querés?

Criatura: pero, no era suficiente mala suerte ser sólo un labio para, encima, ser leporino???

Guillermo: las bocas fabulosas? no. La impunidad al hablar? no en este caso particular. Las palabras preciosas? casi nunca. Agarrarme a trompadas a mi misma? Sí, siempre fui buena para los enfrentamientos a puño cerrado. (para todo lo demás, fijate en Carne con Alambre ;))

Saluti a tutti!