miércoles, marzo 02, 2011

No he arado en el mar

Abrí apenas la puerta, ofrecí colaboración y, ante la negativa, giré y emprendí mi camino. Al primer paso patiné. Nada grave, quizás ni siquiera un sacudón perceptible pero mi cabeza fatalista me imaginó desparramada escaleras abajo, desnucada en un rincón, muerta en el acto y pensé ¡qué pobreza que mis últimas palabras sean bajo a buscar tinta, ¿necesitás algo?! Entonces comprendí que las muertes accidentales atentan contra las frases finales dignas de ser recordadas.

Las citas célebres están reservadas para las agonías incruentas.

13 comentarios:

Co dijo...

Jajaja, yo también tengo cabeza fatalista! Siempre que me caigo pienso en eso! No había pensado lo de las frases, aunque creo que lo importante es que la gente nos recuerde por frases célebres que dijimos en cualquier momento antes que la final, no?

Besos!

Café (con tostadas) dijo...

Hola!

Co: jajaja, seh pero me resultó divertido! Y me hiciste acordar a Marx que dicen que dijo “Eso de las últimas palabras es para los inútiles que no han dicho lo suficiente mientras vivían"

Qué tul?

Al dijo...

jaja son últimas palabras... dignas del César.

Juje dijo...

Seguramente a nuestra cabeza se le pueden ocurrir cosas interesantes durante la agonía previa a la muerte, seguramente más interesantes que las últimas frases de la mayoría de nuestros diálogos cotidianos.

GIG dijo...

Sos genial Cafe!

Bati dijo...

Brillante, Café. Si hablás como escribís...

Lola dijo...

Myyy bueno lo Tuyo Café!! nunca se me ocurrió ni siquiera pensar en cual podría haber sido mi frase en un momento de susto. Lo mío es el grito y listo!!

mai dijo...

cafecita , nunca dejás de sorprenderme !! yo tmb soy de ponerme a pensar en cualquier cosa muy colgada y que no le preocupa a la mayoría de la gente (como por ejemplo cómo se podría hacer para que todos los años duren un poquito más y así nos ahorremos el día 29 de febrero, porque debe ser medio bajón poder festejar tu cumple una vez cada 4 años) pero nunca pensé eso de las últimas frases...


-inserte aquí reflexión final-



besooo grande mujer !!

Yó.- dijo...

"Si volvés a tocarme el culo o una teta, te desinflo un huevo con el alfiler de gancho"
Esta frase la estoy diciendo muy seguido debido al apachurre y/o aprovechamiento que ocurre en el subte y tren en el que viajo a diario. Estoy convencida de que puede llegar a ser mi última frase célebre.
La tuya, no tiene desperdicio.
Besote, Cófi.

La Criatura dijo...

¿pero las últimas palabras son las realmente últimas o son las últimas que alguien escuchó?

Lolita y El Profesor dijo...

"¡Sonamos...! ¿No será posible gestionar una prórroga?", se me ocurre, pueden ser las últimas. Quién le dice, a lo mejor, lo consideran, ¿no?

El Profesor

Darthpitufina dijo...

Delicioso post!, me hizo mucha gracia.

Una sonrisa,

Café (con tostadas) dijo...

Buenas!!

Al: maldición! y yo soy sólo La Café! :P

Juje: esperemos que sí... sino, estamos fritos!

GIG: lo sé, lo sé... muchas gracias! jajaja

Bati: hablo más, pero siempre brillante...

Lola: jajajaja es que esa era la última frase que había pronunciado. Estoy tan acostumbrada a mi torpeza que ya ni grito! jajajaja

mai: lo mío es todo muy poco trascendente... simplificar la vida de toooodos arreglando el tema del año bisiesto? nah, dejá ;)

Yó: oh! han quedado atrás las épocas en que me tocaban el culo!!!! (y eso por no hablar de la inexistencia de tetas! jajaja)

Criatura: ese es un debate eterno de la humanidá, ud sabe.

Profesor: jajajajajaja, magnífico! veo que le dedicaste un rato al tema!

darthpitufina: oh! que copado que me lo cuentes! Bienvenida.

Saluti a tutti!