jueves, mayo 13, 2010

Nada me afecta

Cinco minutos más de fiaca (después, por supuesto, salto a las corridas, me visto mientras corro al baño, hago como que me peino, no encuentro la llave, salgo corriendo, llego a la parada del colectivo, espero con los billetes en la mano). Desde hoy, aumento del veintipico por ciento (busco el monedero, saco más plata, pago, me acomodo en el asiento, durante 30 segundos pienso que ese pasaje está 10 veces más caro que hace 10 años mientras los cigarrillos sólo están al triple del valor y teóricamente era porque son perjudiciales blablabla, sueño una película de lo más bizarra pero me pierdo el final). Te dormiste flaquita, ya llegamos (sí, me dormí, me pasé, estoy en la terminal, maldición pero hay olorcito a café, me quedo, me quedo, no, no puedo, salgo, camino, entro en cuanta panadería hay a mi paso hasta que algo me tienta tanto que me zambulliría en el canastito de mimbre y moriría ahí mismo, compro, como durante todo el trayecto). Sí, disculpame, no sé qué pasa pero el aire acondicionado de mi oficina está goteando (efectivamente gotea, está todo congelado y gotea... sobre el escritorio y sus papeles, me aclara que si se congeló no sé qué cosa se arruinó el aparato, le digo que ya había reclamado, insiste con lo mismo, cierro el debate contundente, no es mi responsabilidad, yo hice lo que debía hacer, punto). Si no venís a resolver esto urgente mi jefe nos mata a todos (otra vez renegando con la pc, ayer no logré ni que atiendan el teléfono, se ve que sueno convincente porque a los 5 minutos llega, tarde, mi jefe ya está sentado en su escritorio echando putas hasta por los codos). Hermosa, me voy a una reunión y a otra y a otra, nos vemos después de medio día, te dejo el pen para que resuelvan lo de la máquina (por suerte, toda su ira es con el mundo pero no conmigo, vamos, recién vamos por la mitad de la mañana y ayer no fue un día fácil, así no hay cuerpo que resista).

Pongo música, prendo un cigarrillo y empiezo el mate...
con sonido a agua que cae.

No está tan mal esto de tener una fuente en la oficina.


10 comentarios:

Soledad dijo...

pará que no entendí...
El aire lo estás usando para frío o para calor??
Vos dónde estás??
En Paraguay y nos avisaste?

Otra.. nena, no digas nada de los puchos... en cuanto se aviven los vuelven a aumentar...

Lola dijo...

jamas pude estirar el sueño 5 min mas...

r.- el corre ambulancias dijo...

el aire no es para hacer cubitos!

mmmm, panaderia :D

hormiga dijo...

Muy buen tema!!!

La lectora dijo...

Los cinco minutos en mí siempre se extienden... son una trampa.
Y eso del aire acondicionado... yo aquí estaba con calefacción, dónde estás vos?
Saludos!

Alelí dijo...

me cansé de sólo leer! a veces los días se emputecen pero siempre hay algo para descansar el alma aunque sea 5 min.

Gla dijo...

La invito a darse una vueltita por mi blog para despejarse, que hace mucho me tiene abandonada...La espero con mate y facturas...

La Criatura dijo...

iba a decir otra gilada, pero... ¿tu jefe te dice "hermosa"?

Café (con tostadas) dijo...

Buenas buenas!

Sole: el aire estaba en calor... sólo que la parte de 'calor' nunca llegó!!!!!

Lola: ja! yo soy experta en pasarme muucho más allá de esos 5 minutos! jajajaja

r: ah, no? puuuucha! ni para el fernet?

hormiga: te-món!

Lectora: la idea era que el aire, en calor, haga a las veces de calefacción... odio al mundo!!!!

Alelí: esta semana estuvo toda todita tan mal hecha que por suerte ya terminó!

Gla: pasé, no puedo creer que la nena está TAN grande!

Criatura: jajaja, sí, mi jefe es así.

Saluti a tutti!

Lola dijo...

Buena forma de ver las cosas café! Tu jefe un idolo que no se la agarra con vos!