jueves, octubre 04, 2012

Blanco sobre negro

Chicos, chicas, temo que estamos desplazando conceptos a lo pavote. Cuando te digo 'soy yo, está todo milimétricamente medido y todos los espacios iguales son iguales' no me estoy jactando de hacer las cosas bien, no estoy dejando sentado que soy mejor que nadie, no estoy desmereciendo el laburo ajeno. Por el contrario, estoy reconociendo mi necesidad de suplir con exactitud matemática la falta absoluta de capacidad creativa, mi obsesión por los detalles, mi incapacidad para dejar pasar una fracción de milímetro, mi vergonzante pero controlado impulso por marcarle a alguien más esa pavada y mi infatigable, incontrolable e implacable habilidad para castigarme a mi misma durante años por una minucia que nadie más notó.

Que tenga la autoestima bien colocada no implica que carezca de autocrítica.

4 comentarios:

Vale dijo...

Antes tenía un defecto: era vanidosa. Ahora lo superé y soy perfecta.

Etienne dijo...

Si creía que todo lo que hacía estaba perfecto, ahora me convencí.

Tamara Franquez dijo...

me encanto esa meditacion, buenisima

Café (con tostadas) dijo...

¡Buenas tardes!

Vale: copado... yo sigo siendo imperfecta y vanidosa :P

Etienne: ¡qué groso sos! ud., digamé, ¿cómo lo hace?

Tamara: se hace lo que se puede...

¡Salú!