jueves, agosto 09, 2012

Dale

Preparemos unos mates, fuguémosnos de los lugares que solemos frecuentar, conversemos de todo o de nada. Cantemos canciones lindas y bailemos a pleno sol. Hagamos una fiesta en mitad de la mañana y que el mundo nos mire con un poquito de envidia y mucho de complicidad. Salgamos al sol, al viento tan leve que ni siquiera despeina árboles, al día que promete lo suficiente como para que le pidamos que cumpla.

Dale.
Vení a bailar.


4 comentarios:

Etienne dijo...

A esta hora, los mates pagan millones; en cuanto al baile, depende del ritmo, tengo las rodillas a la miseria!
Besos!!

Hugo dijo...

Bailo, pero usted consiga zapatos con punta de acero para cuidarse los dedos.

Bati dijo...

Muy buena entrada.

Pero yo con viento, no bailo.

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

Etienne: ¡pucha con esas rodillas! ¿será que se bancan una bachatita?

Hugo: ok, pero mirá que el riesgo es que te pise yo con esos zapatos... ¡'ta fea pa' vo'!

Bati: ja, ¿eso significa que en algún momento bailás?

¡Salú, muchachos!