martes, junio 19, 2012

¡Ay que pena, nena!

Flaca, existe una importante diferencia entre ser exigente, ser competitiva y ser la envidia corporizada. Pensalo, se me hace triste tu vida mirándote así.

Pero si querés envidiar...
¡vos dale!


(¡Quieeeeeta!)

6 comentarios:

Hugo dijo...

Por lo general, si usaran la energía que desperdician en envidiar serían mucho mejores.

Abrazo Café!

Álter alma dijo...

Temóooonnn!!! Me acuerdo la carita de mi mamá cuando escuchó este tema sonando a todo trapo en living de casa.

Che.. ella es envidiosa, pero vos.. para qué la mirás?? Juajua :P

Saludo.

Lara dijo...

Ay ay.. yo se que no acostumbro esto y en general lo odio. Pero vengo a dejar una frase hecha, porque APLICA:

AMIGA: NADIE PERO NADIE ENVIDIA A LOS MEDIOCRES!!!!!


Así que calzate unos buenos tacos y andá meneándote por ahí disfrutando de la envidia ajena!!!!

Jennifer Prado dijo...

Ayyy la gente envidiosa a mi me causa risa :)

Saludos Café!

(Sí, paso de vez en cuando pero siempre la leo...)

Bati dijo...

Sólo se salva por flaca...

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

Hugo: ah, si la gente usara la energía en formas positivas el mundo sería un lugar tanto mejor...

Álter alma: es que me defino por la mirada de los otros. ¿No tengo un blog, acaso?

Lariskiev: es la idea. Tacos y boquitas pintadas ;) y así vamos... ¡y lesto!

Jen: a mi también... ¡cuando me doy cuenta!

Bati: claramente. Si me van a envidiar el físico, ¡¡¡el mundo está peor de lo que parece!!!

¡Saluti a tutti!