viernes, marzo 16, 2012

Aggiornamento

Modernizar las estructuras, rejuvenecer los códigos, reformar los vínculos. Todas actitudes propias de una sociedad viva, que crece, que cambia. No me interesa si el punto de partida es mejor que el novedoso o al revés. Para mi que hay un par de los diez mandamientos que, en los hechos, cambiaron rotundamente y deberíamos formularlos de esta manera:

Te amarás a vos por sobre todas las cosas.
Heredarás a tu padre y a tu madre.

Y ya es hora de incorporar la más concreta de las sentencias.

No negarás los genes.

7 comentarios:

Hugo dijo...

Es que los niegues o no, ahí están.

Buen fin de semana para vos.

Lara dijo...

Y el del temita de la mujer del prójimo???
Yo le pondría un par de atenuantes... ;)


....

Sobre todo si la mujer de prójimo soy yo!!!!
jajajajajajajajajaa

nomesalelapalabra dijo...

Ja! García Márquez dice en Cien años de soledad que las historias en la familia se repiten, así que para qué contradecir al maestro... Ponele que en la aceptación está todo.

Co dijo...

Más que negar yo diría contradecirlos. Porque sí, muchos somos conscientes de que los tenemos y de algún modo los aceptamos para intentar hacer opuestamente lo contrario con ellos, no?

Vale dijo...

Apoyo la moción. Subrayado y con negrita.

Martin dijo...

La prioridad número uno, es uno (valga la redundancia).

Café (con tostadas) dijo...

¡Buen día!

Hugo: no, no... no los niego... de algunos me enorgullezcos y a otros los llevo lo mejor que puedo pero no los niego ;) Gracias. ¿Lo pasaste lindo?

Little Larit: jajajajaja. Te iba a explicar por qué me tiene sin cuidado ese mandamiento pero no. Tenés razón... Por favor, el día que yo sea la mujer de algún prójimo... ¡deseenmé igual, carajo!

notesalelapalabra: bueno, esperemos que no todas las historias se repitan ;) pero que los genes están, ¡están! Te juro juro, yo los ví.

Co: ah, pero una cosa es darles batalla (o carrera) y otra es negarlos. Estoy a favor de lo primero y no entiendo la utilidad de lo segundo ;)

Vale: ah, no... a mi con esa escritura abogadil no, eh... Acá el subrayado no se usa más ;)

Martín: ¿en este momento de este mundo? sí, eso es lo que dicta la norma. Que nos guste a todos o no es otra cosa.

¡Saluti a tutti!