viernes, septiembre 02, 2011

Coincidencia

Bien sabemos que yo puedo besarte el cuello mientras tu boca recorre mi hombro y es un placer. Soy incapaz de negar que tus caricias en mis piernas cuando estoy pasando las palmas de mis manos por tu espalda son una delicia. Reconozcamos que el instante en que cada uno mira la boca del otro con deseo, con antojo, está cargado de expectativa y sensaciones agradables.

Lo maravilloso de mirarnos a los ojos, besarnos las bocas y acariciarnos las manos no está en la sincronía sino en la simultánea reciprocidad.



Sí, así son las cosas
cuanto más pequeñas, más tiernas,
más suaves, más maravillosas.
Sí, como tu mirada
que cruza la mía y me lo dice todo
sin decirme nada.

Son momentos hermosos que vienen y van
nos van juntando a ratitos
un poco de aquí y allí
son historias de dos donde no cabe más
que un corazón acelerado
cantando a un son descontrolado.

Rosana
Así son las cosas | Lunas rotas

5 comentarios:

Bati dijo...

Una cartita de amor con pizcas de relato erótico

Cinty dijo...

Coincido con Bati! Y muy linas palabras Cafecitoo

Mai dijo...

Cachondeo 100%! Oh yeah!

Anónimo dijo...



Na.

Café (con tostadas) dijo...

Buen día!

Bati: ay, ay... con esa definición pensé que tenía 15 añitos!!

Cinty: gracias!

Mai: jajajaja, oh, yeah!

Na: ;)

Saluti a tutti!