lunes, julio 05, 2010

Mujercitas

Ay de mí con estas mujeres que somos. Avanzamos, es cierto, pero a veces parece que no aprendemos. Un día nos dijimos que podíamos más, que teníamos derecho a más. Heredamos de a poco, de batallas ajenas, este horizonte nuevo y empezamos a buscar futuros diferentes. Decidimos que podíamos dejar de ser una parte más de una casa, aceptamos y defendimos nuestro lugar para el desarrollo intelectual, nuestro rinconcito en el mundo productivo, nuestra vereda de la superación laboral y profesional. Dejamos de vernos como madres y esposas y abuelas y cocineras y salimos al mundo a trabajar, a comprarnos tacos, a tener sexo cuantas veces nos viniera en ganas, a vivir solas, a valernos por nosotras mismas, a ser independientes y autosuficientes. Y nos salió bárbaro.

Ahora veo otra cosa. Siento que nos limitamos, que no sumamos sino que reemplazamos. No porque hayamos dejado de lado la ilusión de maternidad, la idea de pareja o el placer de hornear una torta sino porque empezamos a avergonzarnos, a sentirnos inferiores por tener esos impulsos. Y todavía cocinamos cuando tenemos ganas aunque pidamos comida hecha cuando estamos cansadas pero resulta que nos cuesta (tanto pero tanto a veces) decir que sí, decir yo quiero tener hijos, decir yo quiero que tengan un padre, resulta que nos cuesta (tanto pero tanto a veces) decírnoslos a nosotras mismas, resulta que nos cuesta (tanto pero tanto a veces) escuchárselo decir a otra mujer.

La miro esquivando su propia voz y lo repito en voz alta, para ella y para mí. No está mal querer, además, tener hijos, una casa y un perro. Y cada una encontrará su tiempo y cada una elegirá la forma y cada una resolverá por qué. No está mal no desear todas esas cosas pero no nos involuciona tener esos anhelos. La miro y nos lo vuelvo a decir a las dos, para que no se nos olvide.

No está mal quererlo todo y hacer lo posible por conseguirlo.

16 comentarios:

Maisie Madcap dijo...

Excelente. Coincido absolutamente.

YESS dijo...

Muy bueno lo que decís, es tan cierto.

Lola dijo...

esta bien quererlo todo y lucha por conseguirlo!!!!

Despe dijo...

Es muy cierto. Hace poco pensaba lo mismo, sólo que vos lo expresaste diez veces "más mejor". A veces parece que nos diera verguenza decir que también anhelamos aquellas cosas que ¿son? representativas de la mujer previa a la liberación. Definitivamente reemplazamos.

La lectora dijo...

Me gusta el título del blog, no sé si ya te lo dije, y me gusta, sobre todo, desayunar en pantuflas. Es una de las cosas buenas de la vida :-)

Alelí dijo...

una belleza, delicada y muy femenina. escrita sin posturas, es lindo querer, es lindo saber y no negociarnos. me gustó mucho.

beso beso

eMe dijo...

Totalmente, Café. A veces parece que una debe excluir a la otra, cuando no debe (para nada) ser así.

Lo mejor de todo es que ahora (casi todas) decidimos cuándo queremos y antes era cuándo debíamos!!!
Muy bueno!

fea dijo...

Café, va a tener un cafecito?

Soledad dijo...

Es bueno entender que se puede tener todo. De todo un poco, organizada y armónicamente.

No postergar la parte afectiva por la laboral ni dejar la laboral-intelectual pensando que con lo afectivo estamos completas.

Somos múltiples, somos acumulativas, somos inteligentes y afectuosas. Somos mujeres, aprendamos a querernos!!

Lara dijo...

Algunas veces, no solo quiero el marido, los niños, la casa y el perro... (Sobre todo el perro ;))
A veces, además, me gustaría realmente volver el tiempo atrás, quedarme en LA casa, retozar con El perro, que alguién más trabaje, que alguién más tome las decisiones y que mi única preocupación sea sorprender a ese alguien con un rico postre...


Pero ya no me sale.

Natys dijo...

Hace no mucho un boludoimportante me tildó de basica porque soy feliz con mi casa, mi maridovio, mis gatos y mis vacaciones anuales en la costa. Parece que si no anhelas escalar el aconcagua o cruzar el atlantico a nado no sos nadie.

Yo quiero hijitos, y perro y olorcito saliendo del horno.
Y tejo y me gusta, y no soy abuela por eso
Carajo

mai dijo...

tan pero tan cierto Café !!

y un placer leerlo escrito de esa forma tan hermosa :)


ojalá que todas tengamos a alguien que nos recuerde que quererlo todo no está mal ...


besooo enorme !

Soledad dijo...

Larucha... demasiada familia Ingals ahí!!
Ni tanto ni tan poco!!

Lara dijo...

Eso tampoco me sale... lo de ni tanto ni tan poco...

EN REALIDAD NO QUIERO TRABAJAR MAS!!!!

ESO ES TODO!!

Lulú dijo...

Si se puede! Si se puede!

Un abrazo :)

Café (con tostadas) dijo...

Buenas tardes!

Maisie: gracias y que bueno!

YESS: lo creo sinceramente!

Lola: excelente giro!

Despe: qué cosa seria, che! y el peor problema es que primero nos limitamos a nosotras y después a las demás... tenemos que aprender!

Lectora: desayunar en pantuflas debería ser derecho humano, eso ya está dicho en este blog! ;)

Alelí: oh, gracias!!! qué lindo comentario.

eMe: es un golazo que no sea cuando debemos (como antes), ahora nos queda enfrentarnos a eso de que queremos!!!! no? ;)

fea: sí!!!!!.... en unos 5 o 6 añitos, mínimo...

Sole: jajajaa, pero claro!!!! es mentira que no podemos hacer dos cosas al mismo tiempo y nosotras lo sabemos!

Lara: uf, es que en realidad a todos, a veces, nos gustaría volver a ser niños... pero no, no se puede...

Natys: dejalo, Natys... boludoimportante tiene tantos problemas que no debe afectarte! ;) Vos dale, tejé, cociná, tené pibes y perros y casa y maridovio... y el que quiera otra cosa, que la haga!

mai: oh, gracias! ojalá que sí!

Sole: jajajajajaja

Lara: aaahhhh, vos sos vaga no ama de casa! jajaja A mi lo de Familia Ingals se me complica por el tema de los rulos, viste.

Lulú: pero claro que se puede!!!!

Saluti a tutti!