martes, marzo 23, 2010

Nada se pierde

Los quise. A todos, a cada uno, cada cual en su momento, con diferentes intensidades y por distintos detalles pero cómo los quise. De algunos me enamoré profundamente, a todos les fui sincera. No engañé, no mentí, procuré con todo mi esmero no herir. Cometí errores, muchos y lastimé aún sin intención. Me hicieron daño, a veces sin querer, otras, queriendo. Fuimos parte de mi vida, formamos esta que soy hoy, con mis temores y mis alegrías y mis cicatrices y mis poquitas cosas más o menos en claro.

Y yo le creo a Jorge. Lo entendí, lo aprendí cuando estaba asomándome a la adolescencia y el papá de una gran amiga me dijo no te olvides nunca de que la vida es circular y todo vuelve. Lo sospeché desde antes, cuando Madre y Abu insistían con eso de que no le haga a los otros lo que no quiero que me hagan a mí. Yo insisto en creer que que cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da y lo canto desde hace años pero hay algo que no me cierra.


¿Así quise yo?
¿Es mentira ese equilibrio?
¿O es que todavía no llegó el momento de que alguien me devuelva el amor que dí?



Tu beso se hizo calor,
luego el calor, movimiento,
luego gota de sudor
que se hizo vapor, luego viento
que en un rincón de La Rioja
movió el aspa de un molino
mientras se pisaba el vino
que bebió tu boca roja.

Tu boca roja en la mía,
la copa que gira en mi mano,
y mientras el vino caía
supe que de algún lejano
rincón de otra galaxia,
el amor que me darías,
transformado, volvería
un día a darte las gracias.

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

El vino que pagué yo,
con aquel euro italiano
que había estado en un vagón
antes de estar en mi mano,
y antes de eso en Torino,
y antes de Torino, en Prato,
donde hicieron mi zapato
sobre el que caería el vino.

Zapato que en unas horas
buscaré bajo tu cama
con las luces de la aurora,
junto a tus sandalias planas
que compraste aquella vez
en Salvador de Bahía,
donde a otro diste el amor
que hoy yo te devolvería.

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

Jorge Drexler
Todo se transforma | Eco

14 comentarios:

La Pé dijo...

1º Adoro ese tema y a Jorge Drexler.

2º Yo varias veces he pensado lo mismo. será que no dí tanto ocmo creía? será que "ésto" dí? y esto me vuelve?. Prefiero pensar que no, que hemos dado, y en algún momento nos volverá, como merecemos, sea lo que hayamos dado...
Hermosa canción Cafecita

MateConDuraznos dijo...

Todo vuelve, es cierto, pero quizás no de la manera en que lo vimos ir. Supongo que el equilibrio existe, pero no es tan "literal" como uno esperaría...
Quizás las cosas vuelvan en cuotas, en breves momentos... y haya que ir sumando para que la cuenta no nos quede en números rojos.

Soledad dijo...

Es circular... pero a veces el círculo es taaaan grande!

Y tengo que darte una mala noticia... los reyes, son los padres!!!

Liz dijo...

muy cierto...^^

Mai dijo...

Todo vuelve... es cuestión de tener paciencia y esperar que llegue...

Mónica de los Siete Infiernos dijo...

Yo no he querido a muchos, sólo a dos. Y en ellos se concentró todo lo que a mis amigas les pasó con mucho más. Una relación inversamente proporcional a mi edad, no sé.

Y sí, lo bueno llega. El tema es que de repente uno cree que por mucho sufrir, por mucho esperar, por mucho haber amado, debería llegar todo lo bueno de vuelta de una sola vez. A veces, no siempre, pero a veces no es así.

Y la felicidad llega a pedacitos y uno no se da cuenta hasta que se va.

Me diste mucho que pensar, eh.

Saludos!!!!!!!!!

Rochi dijo...

que puedo agregar sobre esta cancion!
tus preguntas son certeras. pero si lees bien el no dice que todo vuelva convertido exactamente en lo que se dió. El amor que diste, esta por ahí, cerquita. en ese café que te trajo una compañera de trabajo sin que se lo pidas... en ese colectivero que te frenó aunque no estés en la parada... en esa mamá que te llama justo cuando lo necesitabas...
tenemos q aprender a mirar...

La Criatura dijo...

¿vos queres un vuelta y vuelta?

¡¿te vas a hacer tortillera?!

Erre dijo...

Gran tema gran el de Drexler, Café. Y, qué se yo, la verdad, es que parafraseando a Idem: "(...)
prefiero no dar consejos.
Cada cual por su camino,
igual va a aprender de viejo".
Como para romper el clima oscuro, hay una murga llamada La Mojigata que, parodiando el tema de Drexler, el estribillo dice: "Cada uno es lo que percibe, y otros perciben, lo que hay; alegre o triste, todo se amolda, si nace libre, se vuelve norma". Recomiendo a estos obreros de Momo.
Salut!

Lola dijo...

Algunos piensan que no hay solo una vida, y que nada en 1+1 el amor que diste va a volver a vos eso seguro, pero creo que el cómo quizas te sorprenda!

Mery Swanson dijo...

Vuelve... seguro que vuelve... el problema es que a veces los tiempos de la vida no son nuestros propios tiempos, y con esto no digo que a los 80 años antes de morir uno encuentra un viejito que la quiera, sino que solo hay que vivir con la certeza de que llega. Todo llega y uno recibe lo que da.
Besotesss

Café (con tostadas) dijo...

Buenas!!!!

Sí, tarde pero aparezco!

Pé: 1- yo también!, 2- todo vuelve... lo bueno de todo es que no ha regresado nada malo! quizás no siempre lo que ansié pero nunca malo... y eso tiene que ser bueno!!!

MateCD: me gusta! me gusta esa teoría!!! es más, quizás dimos en cuotas... sí, ese equilibrio me cierra!

Sole: nooooooooo! los padres son reyes???? entonces soy princesa? quiero mi palacio! (?)

Liz: vos decís?

Mai: a tener paciencia se ha dicho... y vale la espera activa??? :P

Mónica: epa! guarda con eso de que no nos damos cuenta hasta que se va, eh!... yo voto por vivir la felicidad pequeña con toda la intensidad!

Rochi: tenés razón, Rochi... el amor está en miles de cosas chicas... y hay tanto amor!

Crío: ni modo! nome arriesgo a engancharme con una minita, he dicho! (?)

Erre: uh!!!! listo, ya sos desayunador de honor! No sólo me recomendás buenas películas, también me regalás música murguera? debe ser que sí, que recibimos lo que damos!!!!

Lola: no sé si no entendí o entendí demasiado... me quedo pensando!

Mery: me convenciste! listo, me voy a seguir viviendo sin tanta vuelta! ;)

Saluti a tutti!

Erre dijo...

Uh, gracias, Café! Me gustó lo de desayunador de honor. ¿Eso quiere decir que puedo comer de esa mesa que está allá, que tiene cosas tan ricas?
Saudades!

Café (con tostadas) dijo...

Erre: pero claro! podés comer cualquiera de las cosas ricas que hay en esa mesa... eso sí, el mate es amargo!