lunes, febrero 23, 2009

Ellos

Mirando desde afuera uno diría que es más lo que se dañan que lo que se sanan. Es fácil pensar que ella lo culpa por errores ajenos, que él no se resuelve a pensar (en serio) su vida para adelante, que ella pone cada vez más distancia (real y de la otra) entre ambos, que él no aprendió a leerla y a quererla como ella necesita, que ella jamás va a poder estar tranquila y confiar sin más, que él no puede tener mucho más margen para tolerar escenas de celos y desplantes y teléfonos revisados.

Y la realidad es que todas esas cosas suceden, mirando desde afuera pero si uno entra un ratito... porque son así, dos personas hermosas. Son buenos y gentiles y compañeros y atentos y peleadores y abrazan maravillosamente y siempre roban una sonrisa (cuando no una carcajada) y siempre tienen un lugar para que te quedes y un plato para alguien más y una botella de vino por descorchar y una pila de anécdotas para compartir y un montón de retos pendientes que terminan encontrando el momento y una parva de consejos de los buenos (esos que dan las personas que nos conocen mucho y nos quieren bien).

Decía, entonces, que si te quedás un ratito mirando de cerca descubrís que todas esas cosas que parecieron principales y terribles desde afuera poco tienen que ver con el mundo de ellos dos. Ellos discuten llamativamente pero también se hablan y se escuchan y se disculpan y se perdonan y se comprenden y se abrazan y se besan y se mueren de amor y se confiesan la falta que se hicieron y se miran profundo a los ojos y se piden mutuamente que nunca más discutir así y se reconocen que ya ninguno quiere vivir sin el otro.

Ellos se pelean, sí, pero también están ahí, todas las veces, esperándose para reconciliarse.



Toda la sal
todo el azúcar
todo el vino
toda mi vida, solo deseo
vivirla contigo.

Rosana
Contigo | Marca Registrada

11 comentarios:

Mariann dijo...

Es dificil encontrar gente así..

pri?

parece que llegamos sa desayunar todos tarde hoy.

almorzamos?

Los amigos del duende dijo...

Excelente... Creo que todas las parejas, o por lo menos algunas, tienen ese tipo de cosas... y eso es amor... eso es tener siempre al otro presente...

El Fantasma de Belgrano dijo...

Dos cosas:
1- Está perfecto que pueden discutir abiertamente y no poner en duda, por ello, el amor que se tienen.
2- Discutir para querer reconciliarse es una actitud que jamás voy a entender.

Minerva dijo...

Prefiero esa tanada visceral que fusiona gritos con afecto desmedido a tener una pareja en las peleas son nulas, tanto como la sangre que corre por las venas de ambos

carmela dijo...

Cuanto amor....

Fio.. dijo...

Hola!!,
Primera vez x acá, me encantó el blog, especialmente este post:

''Cuando lo único que se te ocurre es escribir, decir, contar y cantar antojos de cosas para hacer con él y las horas pasan en recordar los días, las frases, los lugares, los gestos, esforzarte por pensar en otra cosa es realmente inútil.''

muyy cierto. u.u

saludos!!

El Opinador..to dijo...

A la merda.
No se bien por qué... pero me pegó.
se me frunció el upite.

(Igual, podríamos dejar la revisada de celulares de lado, no?). Digo. Una cosa son los celos, y otra muy distinta es la desconfianza.

Me encantó.
Seguí así, purreta.... venís bien..... vos seguí así que vas a llegar lejos.

(Vos decís que me agarró mi instinto de profesor?)

Santa Pipona dijo...

ay! morí de amor y de recuerdo.
...Claro que yo me quedé en la primer parte del texto. Ojalá hubiera venido mi historia, acompañada de la segunda parte.
Beso grande Café!

Jaki dijo...

En la vida las balanzas no siempre son coherentes.
Y sos una ídola por tu comentario en mi blog! Era exactamente a eso a lo que aputaba jaja. Ahora me di cuenta que no quedó muy claro.

Volumen de Juego dijo...

Y si.. Dicen que lo mejor de las peleas son las reconciliaciones...

Habrá que creer...

Café (con tostadas) dijo...

Buen día!

Mariann: puf! Es demasiado difícil encontrar gente así! (y ya voy por la segunda vuelta del desayuno del día siguiente pero te gustó la tortilla de papas (?))

Amigos del duende: qué se yo! A veces los miro y pienso que no podría con el desgaste de semejante rutina pero ellos son así, ambos!

Fantasma: 1- estamos de acuerdo! 2- estamos más de acuerdo! (pero piense que ellos no es que se pelean para reconciliarse. Ellos SE PELEAN y bueno, después se reconcilian. Hay una diferencia im-por-tan-te)

Minerva: nada que pretenda ser amor puede funcionar si no hace correr la sangre!

Carmela: si... cuánto!

Fio: bienvenida! al blog y a las filas de los que adoradores de las Máximas Arbitrarias de DEP!! ;)

Opina: por qué? ahora quiero saber!!! (y sí, lo de revisar celulares es CUALQUIERA. Ya se lo dije a ella, pero él dice que no le jode... qué se yo, hay gente pa'to!) Y gracias! Ahora, lejos, como cuántos km son?!?! jajaja (y guarda con eso de andar haciéndose el profesor por ahí, eh! (?))

Pipona: ya va a llegar, vas a ver...! Beso y brindis por la segunda parte de tu historia! ;)

Jaki: ídola vos que le pusiste el pecho a semejante tema y saliste airosa! (así como vos me tirás una soga en los comentarios cuando yo me empantané, lo más lógico era que yo haga lo mismo! ;))

Volumen de Juego: y, las reconciliaciones tienen lo suyo! para qué negarlo... Habrá que ver quiere decir que nunca se peleó o que no se reconcilió?

Saluti a tutti!