jueves, febrero 05, 2009

Así como sale

Ahí te va una idea que tengo desde hace un tiempo pero que hoy, por gracia divina (o excesiva molestia de mi madre) revelose definitivamente ante mí. Así, arbitrario, sin aplicación de ningún método científico, pura conclusión sencillita y de alpargatas a fuerza de ver (y ser) múltiples ejemplos en estos últimos años.

Las personas que tenemos que irnos a vivir a otra ciudad para estudiar nos alejamos antes del rol de hijos.

Si bien es cierto que en muchísimos casos son los padres los que siguen bancando económicamente a los hijos en ese tiempo, también es verdad que, de repente, tenés que hacerte responsable de muchas cosas. Empezás a disponer de tu tiempo y de la plata para manejarlos a tu antojo pero tenés que cumplir con la carrera, encargarte de las comidas, pagar todas las cuentas en tiempo y en forma y demás responsabilidades de vivir sin padres cerca.

Muchos de quienes estudian viviendo en la casa familiar demoran más años en cortar ese lazo y les cuesta mucho más. En contra partida, los segundos siguen siendo hijos, aunque la relación cambie, aunque se muden solos, aunque se preparen la comida. En el primer grupo hay 2 opciones, los que vuelven a la ciudad y los que no.

Los que vuelven a la ciudad natal tienden a terminar ocupando el rol de padre de sus propios padres.

Es un terreno peligroso y hay que encontrar la forma de poner los límites. Esos límites debemos ponerlos los hijos y no siempre es sencillo (por no decir que es sumamente complicado). No sé exactamente por qué sucede así pero tengo vistos varios casos. Si alguien tiene alguna explicación, será bienvenida.

17 comentarios:

Lucas.- dijo...

mmm.. creo que si... pero tambien creo que es un toque más complejo que eso...

Café (con tostadas) dijo...

Lucas: sólo un toque? estamos en el horno, entonces!

pero gracias por darme la razón. esta vez me sienta bien ;)

Pasajera en trance dijo...

Yo estudio a unos 800 km de lo de mi vieja, y me sentó tremendamente bien. Me siento otra, soy otra...

Y no voy a volver a mi lugar de origen, le guste a quien le guste y le pese a quien le pese. No estoy para ser hija ni madre. Ya no más, "say no more".

Pasajera en trance dijo...

PD: Me encantan tus teorías con manteca :p

Café (con tostadas) dijo...

Pasajera: sí, irte a estudiar te cambia y mucho! Y me parece regio que si no querés volver no vuelvas... cada uno tiene que encontrar su rincón ;)

pd: gracias! no sabía que alguien notaba las etiquetas... soy feliz! ;)

Je! dijo...

Mmm mmm todavía no salí del nido, así que no opino, respuestas no tengo, pero tengo en claro que los hijos no podemos ser padres de nuestros padres

Dr. J dijo...

Yo vivo en mi casa con mis viejos. Igual que mis hermanos en su momento.

Hoy todos están recibidos. Sólo falto yo.

Es la ventaja de vivir en la ciudad de Córdoba. XD

Saludos!

Hurricane dijo...

Yo estudié en mi ciudad, de modo que no puedo aportar mucho, pero ya el hecho de estudiar hace que uno comience a manejar sus propios tiempos, intereses, gustos (que pueden ser opuestos a los de los padres) porque hay una actividad que gobernamos nosotros y en la que no tienen mayor cabida, salvo que uno estudie lo mismo que estudiaron ellos.
Besos!

Ceci la que tropieza dijo...

Totalmente de acuerdo con la primera parte. La segunda es cuestión de edades. A cierta altura, a veces no tenés más remedio que hacerte cargo de tus padres viejos, en diferentes versiones de lo que puede significar hacerce cargo.
A veces eso de joven se ve como terrible, imposible, horrible. Pero en el camino esos padres llenos de defectos te dieron manos importantes cuando tuviste que criar hijos, cuando te separaste, cuando te quedaste sin laburo. Con suerte, de adulto construiste con ellos otro tipo de relación y terminar haciéndose cargo de ellos no es tan terrible, se siente como normal.

¨ dijo...

si, tiene razon, pero

¨ dijo...

el destete es algo maravilloso.
la madre y el bebe son responsables del destete; y es siempre un buen termometro para evaluar la salud emocional de ambos.
tanto la madre tiene que destetar al niño/a y destetarse, como el niño/a tiene que rechazar la teta de la madre y destetarse. el movimiento es dual y complejo.

el limite no alcanza con que sea unidireccional. ni mucho menos. es de a dos. las dos partes deben estar involucradas. a veces las madres se enferman y asi logran destetar, aveces los chicos rechazan la leche y se indigestan. a veces se amamanta hasta los seis o siete años. a veces el proceso e natural y sano; pero no sin dolor.

el destete. uf

¨ dijo...

(claro que si alguien no entiende la relacion entre el comentario y el post, no hay ninguna forma en la que lo pueda explicar. sino lo entiende, no lo va a entender ya nunca mas)



o dicho de otra manera:
http://www.youtube.com/watch?v=Uv-bFQFDwRA

Vicky dijo...

Siendo parte de este grupo debo darte la razon, en lo primero por ahora..lo segundo espero por la salud mental de todos que no sea así!

PauLy dijo...

Llega un punto en que ese rol se confunde. Los hijos buscan independizarse, los padres los necesitan... A veces no es la distancia, es la situacion, la convivencia, la madurez... Puede tener varios detonantes

Minerva dijo...

Verdadero! Y caigo en cuenta de todo eso cuando me comparo con mis amigos que se quedaron en casa de sus padres. Las diferencias son hoy abismales, a tal punto que yo siento que estoy a años mil de distancia de ellos. No digo que sea mejor, pero los que nos fuimos cambiamos, avanzamos, y los que quedaron no. O si, pero a un nivel totalmente distinto.

Café (con tostadas) dijo...

Gente! salgo volando. Leí todos los comentarios, en cuanto pueda les respondo, sí?

Gracias por las opiniones! Me vinieron muy bien.

Saluti a tutti!

Diego dijo...

Yo me vine a vivir primero solo, después con un amigo, ¡y al final cayó mi vieja!
No sé, hay de todo. Muchos se vienen a la ciudad a vivir solos, pero dependen de los padres casi completamente y viajan a su pueblo natal casi todos los meses. Otros, se van para casi nunca más volver, y se independizan más rápido (yo mismo vuelvo a Balcarce como mucho dos veces al años por un finde, y no voy a volver a vivir ahí casi seguro, aunque hace relativamente poco tengo cierta independencia económica).
Sería interesante hacer un pequeño estudio sociológico sobre el tema...