domingo, diciembre 28, 2008

Cosa 'e mandinga

En el séptimo día dios descansó y satán aprovechó el descuido para plantar higueras en el jardín del edén y en el mundo todo. Una vez creados los higos se tiró a hacer la plancha*.

Acababa de garantizarse un pecado capital por cada alma (y la muerte por shock hiperglucémico del portador).




* de ahí la famosa expresión "rascarse el higo"

5 comentarios:

¨ dijo...

no siempre las cosas garantizadas son lo que son. cuantas veces fuimos a quejarnos por derechos o cosas garantizadas y no obtuvimos mas respuesta que un elocuente "..."?

Mariann dijo...

probaste con un yogurt?

Café (con tostadas) dijo...

Buenas!

¨: no me queda otra más que entender que ud es uno de los pocos humanos que no morirían con el azúcar por las nubes cerca de una higera repleta de frutos. Mejor para mí!

Mariann: seh, pero el yogurt de higos es tirando a desagradable!

Salú

¨ dijo...

CCT,
no soy de esos. tantas preguntas soltadas al azar tienen hilos que solo el afan de un icaro entienden.

Café (con tostadas) dijo...

¨: ni que lo diga. Mi cabeza tiene hilos todo el tiempo (a veces, incluso, contra mi voluntad) (seh, no me venga con el inconsciente!). Demasiada tragedia en su ícaro, guarda! ;)

Besos